miércoles, 29 de junio de 2011

Informe de peso

 
Estado de ánimo: Feliz
MSN: Off
Canción: Off
Hora del día: Mañana
Salud: Débil
Escritorio: Ordenado
Peso: 91,4 kg


Acabo de regresar de la dietética y he bajado 1kg 600 gr, no está mal, aunque me hubiera gustado que fuera más >__< Por un kilo que no he bajado mi IMC a Obesidad I ¡qué pena! Pero bueno, aún así para los excesos que he tenido en estos días no me puedo quejar, pensaba que sólo iba a bajar medio kilo o así, así que en general estoy bastante satisfecha. Ya van casi 13 kilos abajo... quién lo iba a decir, la verdad es que ver los progresos le alegran el día a una, lo malo es que esta semana va a ser muy peligrosa, para empezar hoy mismo ya he quedado con dos amigos para comer y el domingo es mi cumpleaños, así que mi madre comprará tarta, y que te pongan la tentación a un palmo de distancia de tu cara no es nada fácil :(
Supongo que una pequeña excepción se puede hacer, eso sí, esta semana tengo que llevar la dieta muy a rajatabla o sino ganaré peso, y la verdad es que ya quiero llegar a los 89, me haría mucha ilusión.
En fin, es el resumen de hoy, he leído vuestros blogs chicas, ahora no me da tiempo a comentaros porque me vienen a buscar enseguida pero de esta tarde no pasa.
¡Muchos ánimos a todas! :)

domingo, 26 de junio de 2011

Mis problemas en la piscina


Estado de ánimo: Calmada
MSN: Online
Canción: Off
Hora del día: Tarde
Salud: Bien
Escritorio: Ordenado
Peso: 93 kg


Bueno, la cosa es que el otro día fui a la piscina a nadar un poquito para ejercitar músculo. Y bueno, yo siempre me he desenvuelto bien en la piscina, la última temporada que tuve de ir lo pasé mal al principio porque estaba terriblemente gorda y me cansaba a la más mínima, pero enseguida le cogí el ritmo y me normalicé.

Esta vez ha sido muy raro, pensaba de primeras que iba a salir de la piscina con agujetas, como la anterior vez, pensaba que me iba a cansar horrores, pero no ocurrió ninguna de las dos cosas, al contrario, lo que me dio problemas no fue mi cuerpo, sino mi bañador. No me había dado cuenta que bajar 11 kilos se nota en algunos aspectos, el bañador es uno de ellos. Lo pasé terriblemente mal porque juro que me parecía estar flotando desnuda con una tela a mi alredor ¡me está enorme! Hasta tuve que fijarme unas cuantas veces si no se me escapaban los pechos, ¡horrible! 

En fin, ya que fui a la piscina aproveché y me hice los 50 largos que suelo hacer siempre que voy, pero la verdad es que estuve muy incómoda y me doy cuenta de que necesito bañador nuevo, porque el que me está grande es el bañador (de los dos que tengo) que me estaba ajustadito en sus tiempos.

Buenas noticias disfrazadas de una pequeña anécdota :)

Envidia


Estado de ánimo: Agobiada
MSN: Off
Canción: Off
Hora del día: Mediodía
Salud: Bien
Escritorio: Ordenado
Peso: 93 kg


Ayer vino mi compañera de piso con sus amigas para pasar el fin de semana aquí, donde hay costa. Llegaron por la tarde todas quemadas de haber estado en la playa y me dijo que se quedarían para salir de fiesta por la noche y volver a la playa al día siguiente. bueno, yo tenía que trabajar y por mí nunca ha habido problema en que alguien traiga gente a casa en plan fiesta, además los exámenes ya han terminado y los universitarios queremos empezar a disfrutar del verano.

Bueno, yo me fui a trabajar y regresé a casa a eso de las doce y media de la noche. cuando abría la puerta me encontré a todas las chicas bebiendo mojitos en estado de pseudo ebriedad, buen rollo. Me invitaron a tomarme uno y estuve un ratito con ellas.  Bien, parecerá que la entrada es para quejarme de ellas o algo parecido pero no es así. La cosa es que no paré de fijarme en toda la noche de los cuerpazos que tenían cada una, unas piernas firmes y torneadas, vientres planos... en resumen, figuras de escándalo. Me sentí muy inferior, pensaba que yo jamás me había puesto ninguno de los mini vestidos que ellas llevaban casi a diario y que ni en mis mejores sueños llegaría a tener esas piernas de vértigo. Entonces me di cuenta de que apenas llevaba nada avanzado con la dieta, sí, cuando ves los progresos te sientes feliz y contenta contigo misma pero cuando te entremezclas con chicas que tienen tan buena figura te sientes, por lo menos en mi caso, como si no hubieras hecho una mierda.

No es que me haya puesto muy triste o que lo vea todo dramáticamente, es solo que cuando veo a gente tan perfecta por fuera siento que tengo que seguir avanzando con la dieta cueste lo que cueste porque en realidad no llevo tanto avance, aún necesito quitarme muchos kilos de encima y mantener firme y tonificado mi cuerpo.

En fin, siempre me pasa, quedarme mirando embobada la buena figura de otras chicas pensando cómo sería yo si tuviese ese cuerpo, no sé si al resto le ocurrirá lo mismo. Sólo espero que no me miren como una acosadora pervertida, jajaja, que las cosas se malinterpretan con facilidad.

jueves, 23 de junio de 2011

Depilación de... bolsillo


Estado de ánimo: Somnolienta
MSN: Off
Canción: Off
Hora del día: Mediodía
Salud: Ok!
Escritorio: Semi revuelto
Peso: 93 kg


Ayer fui a depilarme, es la segunda vez que no voy a depilarme al sitio donde siempre voy, en este caso porque estoy en una ciudad distinta. Bueno, el caso es que fui a una pequeña peluquería del barrio, en ella una chica joven tenía alquilado un cuartito muy mono para depilar y demás cosas. Bueno, eso es lo que me contó mientras comenzaba a colocarme la cera en las espinillas. La muchacha había hecho un grado superior en estética y tras haber estado un par de añitos trabajando en un salón de belleza, había conseguido reunir el dinero para montarse su pequeño negocio y comenzar a avanzar por sí misma. Para tener 22 años me pareció tener mucha decisión a la hora de independizarse económicamente.

Bueno, yo comprendo que la gente joven es inexperta en su trabajo, yo soy joven e inexperta, pero juro que ha sido una de las dos veces que peor lo he pasado depilándome (la anterior fue yendo a depilarme al instituto de belleza donde estudiaba una amiga, dije que una y no más). De primeras yo no sé, pero creo que ni siquiera ponía la cera a la temperatura correcta, lo hizo todo prácticamente con cera fría, que de hecho es como normalmente me depilan, pero acabé teniendo temblores del dolor que me provocó en ciertas ocasiones. 

Bueno, un infierno casi, suerte que al menos la chica era agradable y mantuvimos una conversación relativamente interesante acerca de mi viaje de estudios y su viaje de vacaciones, aunque fue un poco frustrante descubrir que apenas conocía la geografía política del continente americano. El caso es que tras finalizar y preguntarle el precio casi me da un desmayo cuando me dice que son 40 euros... ¡40 euros! ¡Pero si en el centro de belleza donde me depilo siempre a lo máximo me cobran 30! Tras el espasmo le di el dinero y me fui (con las piernas pegadas a los pantalones porque creo que se le olvidó darme aceite en los muslos, pero quería largarme de allí cuanto antes)

El caso es que lo peor de todo, al llegar a casa, me he visto unos sarpullidos horrorosos en las piernas, yo tengo la piel bastante sensible, y parece que en vez de haber ido a depilarme haya ido a la guerra de verdad, porque entre la de cera que no me ha quitado bien y los sarpullidos no parece que tenga piernas, más bien parece un cuadro de Pollock estamapado en ellas.

En resumen: Tengo las piernas horribles y el bolsillo pelado.

miércoles, 22 de junio de 2011

Adiós a mi diario

 
Estado de ánimo: Melancólica
MSN: Ocupado
Canción: See you at the show - Nickelback
Hora del día: Madrugada
Salud: Normal
Escritorio: Un poco revuelto
Peso: 93 kg

  
Parecerá super tonto hacer una entrada por esto, pero me apetecía comentarlo, tal vez simplemente para dejarlo registrado en mi memoria de una u otra forma (porque soy muy olvidadiza). Bueno, todo esto viene a que hoy, 22 de junio de 2011, terminé de escribir uno de los diarios más largos hasta el momento, ¿uno de los más largos? El que más con diferencia.

Me lo regaló una amiga de mi madre hace 11 años, en aquel entonces yo era una pequeña puberta, compartía otro diario con una compañera de clase, mi mejor amiga en aquellos tiempos, pero siempre quise uno tan bonito como el que compartía con mi amiga para mí sola. La mujer tuvo un detalle enorme porque me lo regaló por Navidades, ni siquiera era mi cumpleaños. Pues bueno, ahí lo empecé toda ilusionada.

Ya había escrito otros diarios antes, los tengo guardados por ahí, pero son de formato muy pequeño, fáciles de llenar, y yo era tan pequeñaja que los releo y me da mucha risa. Sin embargo este diario es precioso, tiene una encuadernación muy trabajada, en forma de libro, con su marcapáginas de tela brillante y una cajita preciosa donde meterlo con su consabido candado. Las páginas del interior son muy elegantes, enmarcadas por un delicado marco cuyas esquinas se adornan de entrelazados lineales, y compuestas por varias líneas finas para poder escribir con comodidad.

De verdad, adoro ese diario y tras 11 años voy a echar mucho de menos escribir en él, aunque lo haya hecho con poca frecuencia, a través de períodos muy prolongados ha sido muy gratificante terminar de llenar sus páginas. Ahor tengo otro diario nuevo, pero es mucho más feo y no me emociona tanto escribirlo, lo malo que tiene el mundo de internet y los blogs es que se ha perdido muchísimo la tradición de escribir a mano y me es mucho más difícil encontrar un diario con candadito y todo que no sea de Hannah Montanah o cualquier novedad para crías de ahora.

Entiéndase mi frustración, por favor, jajaja.

Bueno, eso era todo, que quede en los anales de la historia de este blog el ritual de finalización de mi querido diario.

martes, 21 de junio de 2011

Mis inicios con la dieta


Estado de ánimo: Tranquila 
MSN: Off
Canción: Vampire Money - MCR
Hora del día: Mediodía
Salud: Normal
Escritorio: Lleno de cosas
Peso: 93 kg


Acabo de ver en mi tarjetita de control de peso que inicié la dieta el 14 de febrero. No es que para mí San Valentín sea un fecha a la que le de importancia, pero en cierto modo me llama la atención. Bueno, he de decir que cuando inicié con la dieta lo hice a desgana, aunque fui yo misma quien se lo propuso, decidí tomármelo con calma, y vaya si me lo tomé con calma que recuerdo que la primera semana apenas adelgacé 300 gramos. Fue un palo ver que sí, había seguido las instrucciones de la dietista, pero más bien me había atiborrado a comer cosas sanas y ya, después me sentaba en el sofá a esperar que mágicamente mi cuerpo adelgazase solo.

He tenido muchas subidas a lo largo de estos 4 meses, y de hecho no he adelgazado todo lo que creo que podría por perezosa. Por suerte mi determinación a la hora de continuar con la dieta ha evitado que la dejase definitivamente, si hubiera abandonado la dieta creo que no hubiera podido con el sentimiento de culpabilidad, además, estoy invirtiendo parte de mi dinero y no quiero que se vaya todo al caño una vez más.

¿Y cómo me dio por empezar a cuidarme?

Todo parte de un viaje que voy a realizar, pero vayamos un poquito más atrás en el tiempo. 
Me estaba yendo mal en los estudios, no es que me costara llevar las clases, es que ni siquiera me aparecía por la universidad, tenía el autoestima tan baja que no tenía ganas de llevar a cabo nada, no tenía interés por absolutamente nada. Aún sigo en esta fase, pero ahora tengo mayores ilusiones.
El caso es que decidí cambiar, o sea, no soy el tipo de persona que vaya a decirles a sus amigos lo desgraciada que es, no soporto a la gente que vive así ni quiero mostrarme de esa manera frente a los demás, aunque tampoco soy el tipo de persona que les cuente a sus familiares o amigos los problemas que pueda tener, me gustaría mantenerme en un punto medio de ambos extremos, pero desgraciadamente mi autoestima es tan baja que no suelo contar mis problemas por miedo a molestar a los demás o a que me tilden de "agonías". Así que recurrí a otras vías, en este caso terminar mis estudios en el extranjero.
Realicé la solicitud estando convencida de que no me concederían el destino, pero me dije a mí misma que en el caso de que sí me lo concedieran empezaría a cambiar desde el mismo momento en el que me dieran la noticia. Tal vez no a nivel académico pero sí a nivel personal.

Bueno, pues obviamente me tocó.

Ese fue el momento decisivo, el momento en el que decidí hacer tres cambios drásticos en mi vida: hacer dieta, empezar a trabajar y dejar de fumar.
Así que un día de principios de febrero me dije a mí misma que el paquete de tabaco que tenía aquella mañana iba a ser el último que me iba a fumar y sorprendentemente así ha sucedido. No he vuelto a fumarme un solo cigarrillo, llevo 4 meses y medio sin probar la nicotina.
Respecto al trabajo, encontré uno en un restaurante de comida rápida, debéis pensar que estoy reverendamente loca, ¿empezar a hacer dieta trabajando en un restaurante de comida basura? Cuando no tienes más opciones es lo que hay. Decidí dejar de fumar porque principalmente necesitaba gastar el dinero que me consumía el tabaco en los productos de la dieta. Y decidí trabajar en aquel local porque era el único trabajo que encontré con el cual pudiera compaginar mínimamente bien el horario de clases (en el segundo cuatrimestre me aparecí un poquito más por la universidad).

La dieta es, como he mencionado al principio, lo que más me ha costado llevar, pero creo que ya estoy alcanzando la rutina y estoy acostumbrada a comer platos sanos. Quería volver a sentir la sensación de satisfacción conmigo misma. Actualmente no me siento del todo llena, pero sé que aún estoy en la primera etapa de los cambios, así que prefiero tomarlo calmadamente y seguir viendo resultados positivos.

Espero que la toma de decisiones que he tenido este año repercuta positivamente en mi vida, en julio me marcho ya de España y no será hasta junio del 2012 que vuelva a pisar mi tierra. Deseo que las cosas me vayan bien, porque aunque haya tenido mis etapas nefastas y me haya apiadado mucho de mí misma sin motivo, trato de levantarme y continuar para disfrutar de la vida todo lo que pueda.

Espero que si alguien lee esto se sienta un poquito mejor consigo mismo, porque esto va para todas aquellas personas que siguen con su pelea diaria con la dieta. Continuad así, porque una vez vas viendo los resultados tu autoestima te lo agradecerá.

¡Suerte a todos!

lunes, 20 de junio de 2011

¡Adelgacé!


Estado de ánimo: Contenta
MSN: Off
Canción: Off
Hora del día: Mañana
Salud: Un poco débil
Escritorio: Ordenado
Peso: 93 kg


¡He conseguido bajar más de 2 kilos! 
Hace poquito rato que he venido de la dietética y me vengo muy contenta para casa, hace 10 días pesaba 95,6 kg y hoy 93 kg, ¿No está nada mal, eh? La dietista me ha dicho que tenga cuidado esta semana con lo que como porque al adelgazar mucho se tiende a recuperar parte del peso con facilidad, así que tendré que ponerme las pilas y vigilar bien lo que como.
Bueno, como premio a mi fuerza de voluntad, antes de venirme a casa me he pasado por un bar del barrio y me he tomado un pincho de tortilla de patata con jamón y queso, ya, ya lo sé, nada más salir de la dietética y ya estoy comiendo cosas que no debo, pero las semanas en las que bajo bien de peso me recompenso con un pequeño placer que normalmente no me podría dar, no creo que esté tan mal autopremiarse, obviamente no desfaso más durante el resto de la semana.
Este miércoles iré a depilarme y así aprovecharé para ir a la piscina, el mes pasado estuve en el gimnasio, pero este mes no puedo porque uno de mis dramáticos errores de cálculo ha hecho que se me pasara la fecha de renovación en el mes de junio, así que nada, tendré que buscar otras opciones y la piscina es una de las mejores, me gusta nadar y se me da bien, tonificaré prácticamente todo el cuerpo y ya de paso cuidaré un poquito a mi maltrecha espalda.
Estoy muy animada y contenta ¡espero que el resto del día me vaya fenomenal!
Y a vosotros ánimo, que se puede.

¡Me presento!


Estado de ánimo: Risueña
MSN: Off 
Canción: Off
Hora del día: Madrugada
Salud: Ok!
Escritorio: Ordenado
Peso: 95 kg


Bienvenidos a mi blog, Estrella Fugaz.
Soy Valquiria, una chica con la imperiosa necesidad de crear un rincón particular donde poder relatar mi día a día junto con mi nueva compañera: la dieta. 
Llevaba mucho tiempo queriendo escribir sobre cómo me siento acerca de mi condición física y de cómo se puede llegar a transformar la vida de uno con esfuerzo y superación. Las intenciones que tengo con este blog son las de escribir de vez en cuando para recordarme a mí misma que no debo dejar la dieta, porque he pasado ya por muchos fracasos a lo largo de mi vida y es muy duro darte cuenta de que otra vez has fallado. Digamos que lo estoy tomando como un método terapeútico, un "suplemento".
Bueno, de momento no daré muchos datos reveladores sobre mí, soy una persona bastante tímida e introvertida, hablar de este tema abiertamente es un paso bastante importante para mí y sé que me va a costar lo suyo, me siento como un homosexual saliendo del armario en condiciones adversas, ya sé que parece muy tremendista mi comentario pero realmente así es como me veo en esta primera entrada de este primer blog.

Como podéis observar en el listado junto al avatar del día, soy una joven de veintitantos y peso 95 kg. El sobrepeso es mi amargura desde que nací, siempre ha estado ahí metido, no sólo en mi cuerpo, sino en mis pensamientos e incluso en mi personalidad. La obesidad no es un problema puramente físico, el sometimiento al que se ve uno ante la exigente sociedad que reclama una imagen prácticamente perfecta ha hecho de mi una persona horriblemente insegura. Y digo horrible porque la inseguridad ha creado en mi un problema muy hondo que recala incluso en mis amistades y estudios, y cuando veo que muchas cosas en mi vida fallan me veo fea y horrible, por fuera y por dentro.

Aquellos que nunca hayan tenido problemas de peso pensarán que estoy medio loca y que soy una exagerada, pero os aseguro que cuando has ido a 4 ó 5 tiendas y no has logrado meterte uno solo de los pantalones que te han mostrado llegas a pensar que eres algo, no una persona, algo que pulula oxidado entre las personas delgadas y bellas. He intentado combatir muchas veces esta sensación y jamás he logrado derribar a mi baja autoestima. Es por eso que me decidí a, nuevamente, empezar una dieta, porque aunque esté tan poco convencida de mí misma aún tengo esperanzas, sé que soy joven y que no puedo desaprovechar el tiempo que tengo ahora mismo, quiero sentirme bella, hermosa y deseada, quiero subir mi aprecio a mí misma de cualquiera de las maneras porque es la única solución que encuentro para mejorar como persona.

¿Y vosotros? ¿Cómo os sentís?

Ahí dejo la pregunta, aunque probablemente nadie la lea. En fin, para terminar la entrada sólo me queda decir que mañana voy a la dietética, estoy segura de que he logrado perder peso, sólo espero haber llegado a los 93 kg. ¡Deseadme suerte!