martes, 21 de junio de 2011

Mis inicios con la dieta


Estado de ánimo: Tranquila 
MSN: Off
Canción: Vampire Money - MCR
Hora del día: Mediodía
Salud: Normal
Escritorio: Lleno de cosas
Peso: 93 kg


Acabo de ver en mi tarjetita de control de peso que inicié la dieta el 14 de febrero. No es que para mí San Valentín sea un fecha a la que le de importancia, pero en cierto modo me llama la atención. Bueno, he de decir que cuando inicié con la dieta lo hice a desgana, aunque fui yo misma quien se lo propuso, decidí tomármelo con calma, y vaya si me lo tomé con calma que recuerdo que la primera semana apenas adelgacé 300 gramos. Fue un palo ver que sí, había seguido las instrucciones de la dietista, pero más bien me había atiborrado a comer cosas sanas y ya, después me sentaba en el sofá a esperar que mágicamente mi cuerpo adelgazase solo.

He tenido muchas subidas a lo largo de estos 4 meses, y de hecho no he adelgazado todo lo que creo que podría por perezosa. Por suerte mi determinación a la hora de continuar con la dieta ha evitado que la dejase definitivamente, si hubiera abandonado la dieta creo que no hubiera podido con el sentimiento de culpabilidad, además, estoy invirtiendo parte de mi dinero y no quiero que se vaya todo al caño una vez más.

¿Y cómo me dio por empezar a cuidarme?

Todo parte de un viaje que voy a realizar, pero vayamos un poquito más atrás en el tiempo. 
Me estaba yendo mal en los estudios, no es que me costara llevar las clases, es que ni siquiera me aparecía por la universidad, tenía el autoestima tan baja que no tenía ganas de llevar a cabo nada, no tenía interés por absolutamente nada. Aún sigo en esta fase, pero ahora tengo mayores ilusiones.
El caso es que decidí cambiar, o sea, no soy el tipo de persona que vaya a decirles a sus amigos lo desgraciada que es, no soporto a la gente que vive así ni quiero mostrarme de esa manera frente a los demás, aunque tampoco soy el tipo de persona que les cuente a sus familiares o amigos los problemas que pueda tener, me gustaría mantenerme en un punto medio de ambos extremos, pero desgraciadamente mi autoestima es tan baja que no suelo contar mis problemas por miedo a molestar a los demás o a que me tilden de "agonías". Así que recurrí a otras vías, en este caso terminar mis estudios en el extranjero.
Realicé la solicitud estando convencida de que no me concederían el destino, pero me dije a mí misma que en el caso de que sí me lo concedieran empezaría a cambiar desde el mismo momento en el que me dieran la noticia. Tal vez no a nivel académico pero sí a nivel personal.

Bueno, pues obviamente me tocó.

Ese fue el momento decisivo, el momento en el que decidí hacer tres cambios drásticos en mi vida: hacer dieta, empezar a trabajar y dejar de fumar.
Así que un día de principios de febrero me dije a mí misma que el paquete de tabaco que tenía aquella mañana iba a ser el último que me iba a fumar y sorprendentemente así ha sucedido. No he vuelto a fumarme un solo cigarrillo, llevo 4 meses y medio sin probar la nicotina.
Respecto al trabajo, encontré uno en un restaurante de comida rápida, debéis pensar que estoy reverendamente loca, ¿empezar a hacer dieta trabajando en un restaurante de comida basura? Cuando no tienes más opciones es lo que hay. Decidí dejar de fumar porque principalmente necesitaba gastar el dinero que me consumía el tabaco en los productos de la dieta. Y decidí trabajar en aquel local porque era el único trabajo que encontré con el cual pudiera compaginar mínimamente bien el horario de clases (en el segundo cuatrimestre me aparecí un poquito más por la universidad).

La dieta es, como he mencionado al principio, lo que más me ha costado llevar, pero creo que ya estoy alcanzando la rutina y estoy acostumbrada a comer platos sanos. Quería volver a sentir la sensación de satisfacción conmigo misma. Actualmente no me siento del todo llena, pero sé que aún estoy en la primera etapa de los cambios, así que prefiero tomarlo calmadamente y seguir viendo resultados positivos.

Espero que la toma de decisiones que he tenido este año repercuta positivamente en mi vida, en julio me marcho ya de España y no será hasta junio del 2012 que vuelva a pisar mi tierra. Deseo que las cosas me vayan bien, porque aunque haya tenido mis etapas nefastas y me haya apiadado mucho de mí misma sin motivo, trato de levantarme y continuar para disfrutar de la vida todo lo que pueda.

Espero que si alguien lee esto se sienta un poquito mejor consigo mismo, porque esto va para todas aquellas personas que siguen con su pelea diaria con la dieta. Continuad así, porque una vez vas viendo los resultados tu autoestima te lo agradecerá.

¡Suerte a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario